"!Ay de los pastores que se apacientan asi mismos! comes la grosura, y te vistes de lana;la engordada degollaís, mas no apacentaís a las ovejas. No fortaleciste las débiles,ni curaste la enferma; no vendaste la perniquebrada, no volviste al redil la descarriada, ni buscaste la perdida, sino que os habeís enseñoreado de ellas con dureza y con violencia."

Ezequiel 34:4
Ir arriba
cargando Cargando...